Los cristales de agua de Masaru Emoto

¿Te has puesto a pensar si los elementos como el agua, el fuego o la tierra, pueden hablar?, o si nuestras emociones infieren en la composición de que, por ejemplo: ¿el agua refleje lo que está pasando en nosotros?

IMAGEn1

Un tema que ha sido tratado desde años anteriores, es que el ser humano está lleno de energía, que nuestros pensamientos son energía, nuestras palabras también, en fin, todo es energía y esa característica es la que nos permite estar conectados con las plantas, los animales y los elementos; no por nada, en los antiguos pueblos indígenas, se tenía la idea que la madre tierra nos cobijaba y que, al ser madre de todo lo que hay en el planeta, le debíamos respeto a cada cosa en ella, aunque hoy esas teorías ya casi no son utilizadas, sí se puede ver científicamente, cómo influimos en el elemento más básico de la humanidad: el agua.

El agua es nuestra vida, estamos compuestos de ella en un 70%, es la base de nuestra existencia y eso es precisamente lo que ha despertado el interés de la ciencia por estudiarla, el especialista en medicina  administrativa, Masaru Emoto, ha desarrollado un procedimiento que ha permitido identificar la reacción del agua ante distintos elementos, dígase físicos o psicológicos.

Se hizo un estudio en más de 50 frascos, donde vertió un centímetro cúbico de agua de manantial,  los metió en un congelador a menos 25 grados bajo cero, y estudió las partículas que se creaban en ellos; después de dos meses logró obtener la primera fotografía de una gota reaccionando a la palabra “te amo” y una a la palabra “te odio”, hoy en día, la galería es de más de 50,000 fotografías que reflejan cómo cambia la estructura del agua a distintas frases y pensamientos; por ejemplo, la gota de agua expuesta a la palabra “te amo”, tiene una estructura uniforme y hasta bonita, de igual manera, cuando en el centro de un grupo de personas se expuso una gota a pensamientos positivos de los que estaban reunidos, el resultado fue similar, en cambio cuando el agua es expuesta a pensamientos y palabras de odio, su estructura se torna irregular, sin armonía.

La enseñanza que nos dejan estos estudios es que, si en una gota de agua los pensamientos influyen, imagínate en nosotros que somos casi el 70% agua, o veamos los mares, si la luna influye en ellos, ¿lo hará en nosotros?, reflexionemos sobre nuestra actitud ante la vida.

IMAGEN2

@10DedosdeFrente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s