¡Nunca mires directo al sol!

Siempre nos estamos cuidando del sol y sus rayos UV, nos la pasamos protegiendo nuestra piel, pero no debemos olvidarnos de nuestros ojos, que son muy vulnerables al efecto de los rayos solares, sobre todo en lugares con mayor altitud y donde esté el índice de contaminantes más elevado. La potencia con la que llegan…