¿Cómo ayuda la ciencia a investigar desapariciones en América Latina?

el

Hace muchos años que existe una ola de desapariciones en toda Latinoamérica y la ciencia ha sido la única aliada de quienes buscan resolver los casos, devolver los restos a los deudos y saber quiénes son los responsables.

La ciencia está hecha para ayudar estratégicamente al ser humano en distintos ámbitos de la vida y en esta ocasión no es diferente, ya que los científicos se han propuesto utilizar las herramientas tecnológicas que tienen para crear métodos que faciliten la búsqueda de cuerpos en cualquier estado, ya sean esqueletos o en descomposición.

 

Es cierto que los perros entrenados para la búsqueda de personas son un recurso excelente, pero también lo es que no siempre son efectivos, pueden encontrar más fácilmente a través de sus sentidos a personas vivas o bien a cuerpos en estado de descomposición cuando ya están emanando gases, pero ¿qué hay de los esqueletos y los cuerpos que aún no emanan gases por ser recientemente enterrados? La ciencia ha creado alternativas que hasta el momento han funcionado, por ejemplo, fueron utilizados en el caso Ayotzinapa, en México.

En Argentina se creó un grupo especializado en la búsqueda de personas que se apoyan de la ciencia para lograr sus objetivos, incluso en zonas de difícil acceso como las montañas, en este centro especializado practican con cerdos o con cuerpos humanos cuando son donados con fines científicos y cuando la ley se los permite. Así funciona:

Se investigan “las diferentes etapas de una fosa clandestina de una víctima de asesinato, con a) un enterramiento fresco que podría identificarse simplemente caminando sobre el lugar, b) la primera etapa de la descomposición en la que se liberan gases detectables por los perros de búsqueda, c) la descomposición en su última etapa, en la que se liberan fluidos conductores detectables por un estudio de resistividad eléctrica y, d) la etapa de esqueleto, que se detecta mejor con un radar de penetración terrestre (GPR)”.

Las pruebas las hacen enterrando los cerdos o los cuerpos donados a distintas profundidades para mejorar sus técnicas; se han encontrado fosas de 1930 y puede determinarse la causa de la muerte con una exhaustiva investigación.

El proyecto ha sido tan exitoso que los peritos argentinos ya son solicitados en otros países y cuando se trata de ayuda humanitaria se ofrecen para llevar su tecnología alrededor de América Latina, que es donde mayormente se necesita por la ola de asesinatos y personas desaparecidas.

 

 

Referencia:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s