Nuestros pensamientos en manos ajenas

el

Encontrar un empleo formal y estable implica ponerse al día en un nuevo contexto, con tecnologías innovadoras, de acuerdo a la industria y lo que se busca. Un currículum atractivo con un diseño excepcional es lo ideal, pero cuando solicitan tu presencia para una entrevista, la vestimenta y la puntualidad son básicas y en ocasiones recibes consejos para que las posibilidades de quedarte con la vacante deseada sean una realidad.

Las preguntas básicas del crucial momento se presentan, ¿a qué te dedicas?, ¿cuál es tu experiencia en el puesto?, ¿cuántos años tienes? y otras.

imagen 1.jpg

Ahora bien, imagina que todo ese proceso engorroso se redujera a un “mapeo cerebral”, con tan sólo ponerte un casco y un chip implantado a tu cerebro, sin hablar, sólo con imágenes, todo de ti ya está dicho. Actualmente las empresas comercian con nuestros datos personales, pero saber lo que pensamos y sentimos aún no.

Es tan apasionante el tema de la neurotecnología que podría usarse como un arma de dos filos. Rafael Yuste, director del Centro de Neurotecnología de la Universidad de Columbia, en Nueva York, dio a conocer a través de la BBC Mundo su propuesta para regular las neurotecnologías, que son las que mapean el cerebro humano, y en 2017 planteó 5 derechos humanos con el objetivo de proteger nuestra propia integridad: la privacidad mental, la identidad personal, el libre albedrío, el acceso equitativo y la no discriminación, derechos únicos e individuales de todo ser humano.

imagen 2

El cerebro es un sistema eléctrico con conexiones infinitas y una persona ciega podría ser beneficiada dotándola de imágenes a color, conectada a una cámara o a una pantalla casera, pero de igual forma una persona sana podría ir por la calle mirando a la gente y detectando la información.

El uso militar es otro tema, ya que con el chip implantado en el cerebro un brazo robótico podría cobrar vida destructiva. “Regular los derechos humanos es urgente, pues no queremos que el contenido de nuestro cerebro sea robado sin que nosotros lo permitamos” dice Yuste.

Es probable que para nuestra próxima entrevista de trabajo tengamos que asegurarnos de que el casco que nos pongan y la información que obtengan de nosotros sí y sólo sí sea lo que nosotros queremos que sepan, un derecho humano indiscutible a nuestra privacidad.

imagen 3

Fuente: Leer la mente

@10DedosDeFrente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s